Alivia la depresión

Si sufres depresión, puede que seas perfeccionista.
Si te exiges demasiado a ti mismo y después no estás a la altura de tus expectativas poco realistas, puedes provocarte ataques de odio a ti mismo y de depresión.
Colorear Dragones induce una sensación profunda de calma y bienestar, antídoto excelente para el pensamiento negativo que acompaña la depresión.
Date permiso a ti mismo para relajarte durante una hora más o menos.

Lo hermoso de este ejercicio es que para colorear no hace falta ser perfecto. Cuando coloreas un Dragón, no puedes equivocarte. La forma acogedora del Dragón te sirve de lugar de refugio hasta que puedas volver al equilibrio y a la integridad.

Busca un lugar donde puedas estar a solas y sin distracciones. Pasa unos minutos sentado en silencio y respira profundamente para relajarte y calmarte. Cuando estés preparado, escribe acerca de tu depresión describe como te sientes y anota todas las actitudes negativas que puedas tener contra ti mismo, sobre todo la sensación de haber ¨fallado¨ de alguna manera.

Elige el Dragón que aparece a continuación y decide qué materiales quieres emplear para colorearlo. Si quieres puedes encender una vela o dos.

Pon música de fondo o escúchala con audifonos. Elige una música que te resulte tranquilizadora. Mientras coloreas el Dragón, acuérdate de respirar hondo hacia tu vientre. Con este ejercicio estás concediendo a tu mente y a tu cuerpo un descanso que les hacía mucha falta. Limítate a escuchar música hermosa y a colorear el Dragón.

Cuando hayas completado tu Dragón, elabora una lista de diez de tus cualidades más positivas, y observa cómo te ha hecho sentirte el trabajo de colorear este Dragón mientras escuchabas música.