Controla tu estrés

La práctica del coloreado de Dragones te puede inducir a un estado de profunda relajación. si te encuentras estresado y agotado, no hay mejor medicina que pasarte una hora coloreando un Dragón.

El movimiento rítmico del coloreado te calmará el sistema nervioso y te tranquilizará la mente agitada.

Empieza a buscar un lugar donde puedas estar a solas y libre de interrupciones. Si ya has creado un espacio sagrado para colorear los Dragones mucho mejor. En caso contrario, introduce un elemento que simbolice la paz y la satisfacción que anhelas, como por ejemplo un símbolo tomado de la naturaleza.

Elige el Dragón que aparece a continuación y decide qué materiales quieres emplear para colorearlo.

Antes de ponerte a colorear, cierra los ojos y dedica algunos minutos a respirar profundamente dirigiendo el aire hacia el abdomen. La mayoría de las personas respiramos de manera superficial, y este hábito se agudiza cuando estamos tensos y preocupados. Al respirar dirigiendo el aire hacia el abdomen puedes bajar más el diafragma, con lo que la parte inferior de los pulmones se te llenará de aire como es debido. Una buena aportación de oxígeno a tus células y a tu cerebro puede hacer maravillas para aliviarte el éstres y la ansiedad. Relaja las partes de tu cuerpo que tengas tensas, como pueden ser el cuello y la mandíbula.

Cuando estés preparado, abre los ojos. Empieza a colorear el Dragón, de la manera que te parezca bien. Elige los colores que te produzcan buenas sensaciones y que te inspiren calma y serenidad.

Cuando hayas terminado de colorear tu Dragón, consulta el significado de los colores para conocerte un poco mejor. Después, escribe en una hoja una lista de diez modos en que puedes introducir más relajación en tu vida. Elige tres sugerencias de esta lista.